Metricool

Que necesito !!! Un Interiorista, un Diseñador de Interiores o un Decorador

PROYECTO 3D ESTUDIO INTERIORISMO

Comienzas un nuevo proyecto, ya sea en tu domicilio o negocio y no sabes si contratar a un interiorista, a un diseñador de interiores o a un decorador.

Pues es muy sencillo, necesitas a un interiorista si vas a modificar tabiquería, tomas de agua, electricidad, subir o bajar niveles de techos o suelos, que resolverá todas esas necesidades dando solución y haciendo la contratación directa de los operarios de cada oficio y trabajando a DUO con el cliente para la decoración final.

El decorador es el profesional adecuado si lo que necesitas es sobre un espacio sin modificaciones, sin obra, sólo decorar un espacio,. El decorador interviene en el espacio ya construido

El interiorista es por lo tanto un profesional capaz de visionar en 3D un diseño o decoración final, en una obra en bruto. Construye un espacio, lo crea, teniendo conocimientos técnicos y pensando en todo lo necesario que a simple vista no se ve.

Si necesitas ir más allá y conseguir un ambiente diferente a los demás, único  con elementos genuinos, exclusivos para ti, tus necesidades y además dirigir la obra desde cero y terminan con la colocación del último cuadro, lo que necesitas es un Diseñador de Interiores.

Diferencias entre Decorador, Interiorista y Diseñador de Interiores

Diseño de interiores y decoración suelen utilizarse indistintamente, pero se refieren a dos profesiones distintas. Aunque ambas se centran en mejorar la estética de los espacios interiores, existen diferencias significativas entre ellas. En este artículo, exploraremos las diferencias entre decorador, diseñador de interiores y arquitecto de interiores, y las ventajas e inconvenientes de cada profesión. También profundizaremos en las responsabilidades de un decorador y en la formación más amplia que se requiere para ser diseñador de interiores. Tanto si quieres contratar a un profesional como si estás pensando en hacer carrera en este campo, este artículo te proporcionará valiosos conocimientos sobre el mundo del diseño de interiores.

Definición de Decorador

Se conoce como decorador a un profesional que añade valor estético a los espacios vitales mediante técnicas creativas e innovadoras. Con un ojo agudo para la coordinación de colores, texturas y patrones, tienen la habilidad de seleccionar y disponer los muebles, la decoración y la iluminación para que se adapten mejor al espacio. Trabajando en estrecha colaboración con sus clientes, se esfuerzan por crear un entorno que refleje el gusto y el estilo personales.

Aunque la educación o formación formal no es un requisito para los decoradores, una formación en arte, diseño o un campo relacionado suele ser beneficiosa. A menudo se les contrata para trabajar en proyectos más pequeños, como redecorar una sola habitación o dar los últimos toques a un espacio ya existente. Además, se les puede pedir que preparen casas para la venta o creen ambientes temáticos para eventos. A pesar de no tener el mismo nivel de experiencia técnica que los diseñadores de interiores, los decoradores desempeñan un papel vital en el desarrollo de espacios bellos y funcionales que enriquecen la vida de sus clientes.

Definición de Diseñador de Interiores

Crear espacios interiores funcionales y estéticamente agradables es responsabilidad de los diseñadores de interiores profesionales. Esto puede implicar el diseño de viviendas, oficinas, restaurantes y otros locales comerciales. Para lograr un diseño eficaz, es necesario comprender a fondo la arquitectura y la organización del espacio, así como estar al día de las últimas tendencias y materiales de diseño. Además, los diseñadores de interiores deben colaborar estrechamente con los clientes para comprender sus deseos y necesidades e incorporarlos al diseño. En última instancia, el objetivo de un diseñador de interiores es crear un espacio que sea atractivo y útil, y que cumpla los requisitos de las personas que lo van a utilizar.

A menudo se confunde el diseño de interiores con la decoración, aunque se trata de dos prácticas distintas. Mientras que la decoración se ocupa principalmente de mejorar la apariencia de un espacio, el diseño de interiores implica una gama más amplia de habilidades y conocimientos. Los diseñadores de interiores deben ser capaces de generar planos y dibujos meticulosos, colaborar con constructores y contratistas, y gestionar presupuestos y plazos. Además, deben ser capaces de elegir materiales y accesorios que sean agradables a la vista y prácticos, y que satisfagan las necesidades particulares de la zona y sus ocupantes.

Una habilidad clave necesaria para un diseñador de interiores es la capacidad de visualizar un espacio desde todos los ángulos. Esto requiere un profundo conocimiento de las relaciones espaciales y las medidas, así como la capacidad de imaginar un espacio antes de construirlo. Además, los diseñadores de interiores deben dominar el uso del software CAD (diseño asistido por ordenador), que les permite crear intrincados planos y modelos de su trabajo.

En general, un diseñador de interiores es el responsable de crear espacios interiores funcionales y visualmente atractivos que satisfagan las necesidades de sus clientes. Debe poseer una amplia gama de habilidades y conocimientos, como una profunda comprensión de la arquitectura y la planificación de espacios, conocimiento de las últimas tendencias de diseño y materiales, y la capacidad de colaborar estrechamente con clientes y contratistas para hacer realidad su visión.

Evolución de Decorador a Diseñador

A principios del siglo XX, el término decorador se utilizaba habitualmente para referirse a los profesionales que se centraban en el valor estético de los espacios interiores. Sin embargo, a medida que la ocupación se desarrollaba y se hacía más intrincada, el término fue sustituido por el de diseñador de interiores en las décadas de 1930 y 1940. La razón de esta evolución fue la necesidad de una formación más amplia, que abarcara conocimientos de arquitectura, construcción y capacidad para gestionar y organizar espacios. Esto marcó el inicio de un nuevo periodo, en el que el diseñador era responsable no sólo de la belleza del espacio, sino también de su usabilidad, seguridad y sostenibilidad.

Esta transformación en la percepción supuso que la profesión se viera bajo una luz diferente. Ahora se considera a los diseñadores expertos, con los conocimientos necesarios para crear espacios interiores que sean a la vez bellos y prácticos, y que satisfagan las necesidades y deseos de sus clientes. Además, ahora los diseñadores de interiores deben poseer una formación más completa, profundizando en temas como la planificación del espacio, los códigos de construcción y el diseño sostenible. La evolución de decorador a diseñador ha hecho que la profesión del diseño de interiores sea más respetada y sofisticada, demostrando la enorme influencia del entorno interior en la vida de las personas.

Ventajas y desventajas de la decoración

A la hora de acicalar cualquier espacio, la decoración puede ser una forma estupenda de añadir un toque único y estéticamente agradable. Permite experimentar con colores, texturas y motivos, permitiendo al diseñador crear un espacio realmente memorable. Simplemente añadiendo toques finales como obras de arte, muebles e iluminación, es posible dar vida a una habitación sin necesidad de costosas remodelaciones. La decoración también tiene la ventaja de ser una forma rentable de revitalizar un espacio sin grandes reformas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la decoración se limita a modificaciones superficiales y puede no abordar cuestiones funcionales.

En comparación, el diseño de interiores ofrece ventajas más profundas en cuanto a practicidad y flexibilidad. Al tener en cuenta las necesidades del cliente, los diseñadores de interiores pueden crear un entorno que se adapte a su estilo de vida, ya sea para trabajar, relajarse u otros fines. Con un conocimiento más profundo de la arquitectura y la construcción, los diseñadores de interiores pueden crear espacios que combinen forma y función. Por ejemplo, un espacio de trabajo bien diseñado puede aumentar la productividad, facilitar la comunicación y reducir el estrés. Aunque el diseño de interiores requiere una mayor inversión de tiempo y dinero que la decoración, ofrece una solución más completa.

Ventajas y desventajas del diseño de interiores

Realizar la propia visión de la decoración de interiores conlleva muchas ventajas. Para empezar, permite dar forma a un espacio para satisfacer las necesidades del cliente. Esto significa que un diseñador puede crear un espacio que sea a la vez estético y práctico, como una habitación que aproveche la luz natural y reduzca las facturas de electricidad o una que sea ergonómica y acogedora. Además, un interior hábilmente diseñado puede añadir valor a una propiedad, haciéndola más atractiva para posibles compradores o inquilinos. Por otro lado, también hay algunas desventajas. Para empezar, la decoración de interiores puede ser bastante costosa, sobre todo si implica cambios estructurales notables o requiere acabados y materiales de primera calidad. Además, el proceso puede llevar bastante tiempo, ya que un espacio bien pensado requiere una planificación meticulosa y un trabajo detallado. Además, la decoración de interiores puede ser una cuestión de gusto personal, por lo que lo que a una persona le parece atractivo, a otra puede no gustarle. No obstante, las ventajas de la decoración de interiores pueden superar a los inconvenientes, por lo que para muchos es una inversión que merece la pena.

Responsabilidades del Decorador

Como decorador, es primordial ser capaz de modelar una estética unificada seleccionando y disponiendo cuidadosamente todos los componentes necesarios dentro del espacio. Esto requiere una profunda comprensión de las tonalidades, los diseños y los materiales, así como un buen ojo para los detalles. El decorador también debe ser capaz de trabajar dentro del presupuesto y los plazos del cliente sin dejar de obtener el resultado deseado. También puede asesorar a los clientes sobre los materiales y acabados más adecuados, y conseguir los bienes necesarios.

Es esencial que el decorador se comunique eficazmente con los clientes para comprender sus gustos y visiones del espacio. Además, debe ser capaz de colaborar bien con otros profesionales, como arquitectos y contratistas, para garantizar que el resultado final sea coherente y se ajuste a las necesidades del cliente. Además, el decorador debe ser capaz de gestionar hábilmente su tiempo y trabajar con eficacia para completar los proyectos dentro del plazo y el presupuesto especificados.

Una de las obligaciones clave del decorador es construir un espacio cómodo y funcional que satisfaga las necesidades del cliente. Esto implica no sólo seleccionar y disponer los muebles y la decoración, sino también tener en cuenta la circulación del espacio, la iluminación y otros factores que influyen en la experiencia global. El decorador debe ser capaz de equilibrar estética y sentido práctico para formar un espacio que parezca excelente y funcione correctamente.

Además, el decorador debe mantenerse al día de las tendencias y métodos de diseño más actuales para prestar los mejores servicios posibles a los clientes. Esto puede incluir asistir a ferias comerciales, leer detenidamente publicaciones de diseño y establecer contactos con otros expertos en la materia. Al mantenerse informado y al día, el decorador puede ofrecer a los clientes las soluciones más aplicables y progresistas para sus espacios.

Diferencia entre Interiorismo y Decoración

Crear espacios estéticamente agradables y diseñar zonas eficaces y prácticas son dos conceptos estrechamente relacionados entre sí. Cuando se trata de decoración, la atención se centra en añadir valor visual a una habitación, mientras que el diseño de interiores es una práctica mucho más intrincada y exhaustiva que implica conocimientos de arquitectura y construcción, así como la capacidad de organizar y gestionar espacios. El mayor contraste entre ambos es que el diseño de interiores tiene como objetivo crear espacios que satisfagan las necesidades del cliente, mientras que la decoración se ocupa principalmente del impacto visual de una habitación. El trabajo del decorador consiste en dar los toques finales a un proyecto, como seleccionar los muebles, los adornos y la iluminación que mejor combinen con la zona. En cambio, el diseñador de interiores es responsable de crear un espacio que tenga buen aspecto y funcione bien, lo que incluye la estructura, los materiales y la iluminación, entre otros elementos.

Además, existe una diferencia en el grado de alteración que conlleva cada uno. La decoración suele implicar pequeños ajustes, como introducir accesorios, cambiar la paleta de colores o reorganizar el mobiliario. En cambio, el diseño de interiores puede requerir cambios más significativos, como derribar paredes, añadir nuevas puertas o ventanas, o reestructurar la distribución de la habitación. Esto se debe a que el diseño de interiores consiste en crear espacios que sean visualmente atractivos y operativos al mismo tiempo. Además, el diseño de interiores suele ser más costoso y requiere más tiempo que la decoración, debido a la necesidad de una planificación y coordinación más elaboradas con arquitectos, contratistas y otros especialistas. En definitiva, tanto la decoración como el interiorismo son esenciales en el mundo del diseño de interiores, y es fundamental comprender las diferencias entre ambos para elegir el mejor enfoque para un proyecto.

Conclusión

Tras analizar las diferencias entre decoradores y diseñadores de interiores, queda claro que cada profesión tiene sus propias ventajas y desventajas. Mientras que los decoradores destacan por añadir valor estético a los espacios, los diseñadores de interiores tienen una formación más amplia que les permite crear espacios funcionales y adaptables que satisfagan las necesidades de sus clientes. En última instancia, la decisión de contratar a un decorador o a un diseñador de interiores depende de los objetivos específicos del proyecto. Es importante tener en cuenta que ambas profesiones requieren creatividad, innovación y un buen ojo para el diseño. Tanto si quieres dar unos toques finales a un espacio como renovar por completo un interior, el profesional adecuado puede ayudarte a lograr tu visión.

Diseñador de Interiores, Creadores de Espacios Diferentes

La unión entre el Interiorista y el Decorador es lo que yo denomino el “Creador o Diseñador de Interiores”.

Combinando el diseño y la creación, de nueva construcción o reciclaje de elementos y mobiliario, fusión de revestimientos, en definitiva espacios exclusivos acorde a las necesidades, estilo y gustos del cliente.

El Diseñador de interiores trabaja a DUO con el arquitecto, con los profesionales de cada sector (albañiles, fontaneros, electricistas, yeseros, pintores, instaladores de revestimientos,…) y por supuesto siempre va a DUO con el cliente final, analizando e identificando lo mejor para su calidad de vida.

 

La Psicología del Espacio.

Personalización y Análisis

Cada vez se da más importancia al estudio del espacio por un interiorista o decorador, ya que provocan unos beneficios jamás pensados.

 

INFORMACION SOBRE PROYECTOS DE INTERIORISMO Y DECORACION

 

Nos creemos que tenemos estilo y que somos capaces de decorar nuestra casa e incluso nuestro restaurante u oficina.

Siento decirte que no es así, a simple vista podrá parecer que está decorado, pero no se trata sólo de decorar, sino de pensar en las necesidades y la psicología del espacio.

Que sensaciones se perciben, que pretendemos de nuestros clientes en el caso de un restaurante, que coman rápido y se marchen, tipo fast food o por el contrario pretendemos que se queden después de comer en sobremesa tomando café !!!

El color, texturas, formas,… nos hacen percibir sensaciones, necesidades e incluso nos condicionan y modifican nuestro comportamiento sin que ni siquiera nos demos cuenta. Eso es la psicología del espacio.

Saneamientos Cobre con Sensor Especial Zonas Públicas
Incluso vamos más allá por los tiempos Covid en los que vivimos.

Necesitamos dirigir la circulación de nuestros clientes, evitar contactos innecesarios, distancias entre clientes, en definitiva hablamos de seguridad tanto para el cliente como para el profesional que le atiende, todo ello en un contexto decorativo que no parezca una situación fría ni incomoda.

En el futuro todos los baños públicos estarán automatizados. No tendremos que pulsar ningún botón, ni siquiera el de la cisterna del wc, ni abrir el grifo para que salga agua. Será todo por sensores como el conocido dosificador por sensor de gel hidroalcohólico

Y todo ello pensado en un proyecto inicial y estilo decorativo único para las necesidades del empresario, del cliente, productividad, felicidad, comodidad, sanidad y seguridad.

En residencial y negocios se trabajo a DUO con el cliente, analizando las necesidades, forma de vida, costumbres y pretensiones.

 

 No sólo la Decoración es importante, hay que pensar en las nuevas necesidades técnicas que nos demanda la nueva forma de vivir.

Despersonalización Home Staging

En cambio existe un modelo de psicología del espacio o también llamada técnica de marketing inmobiliario, el Home Staging, para la venta o alquiler de inmuebles.

Se pretende todo lo contrario, despersonalizar un espacio. Hacerlo neutral para que cualquier tipo de cliente que visite el inmueble pueda imaginarse en él.

 

Formulario de contacto

Consulta algunos de nuestros Proyectos de Decoración de Interiores en VIVIENDAS y NEGOCIOS

Chatear por WhatsApp
WhatsApp
Hola !!
¿en qué puedo ayudarte?